La vida te va a doler. Fin de la historia. Está en tus manos que duela siempre o solo a ratos.



Y de repente despiertas.

Y te das cuenta de lo efímera que es la vida cuando quiere. Te das cuenta de la infinidad de experiencias que llevas guardadas en tu mochila de viaje. Y las personas. Todas. Por muy breve que fuera su interacción con tu camino contribuyeron a moldear tu personalidad. Y a los que te hicieron daño agradéceles el hacerte más fuerte. Agradéceles por ayudarte a crear tú actual y propio caos. No intentes comprenderlo solo déjalo ser. “Ama tu caos”.  

Los problemas que llevas a tu espalda ya no pesan tanto, las cuestas se hacen más sencillas desde que por fin abriste los ojos. Desde que por fin descubriste que no todo es siempre culpa de uno. De que no es necesario lanzar siempre granadas sobre tu propio tejado, que no solamente tu sales herido. Que después de mucho tiempo ves que los que te rodean sufren y tienes que salir de los círculos viciosos que solo hacen que no te levantes. Que siempre hicieron que te arrastraras raspándote con el asfalto y lamiéndote las heridas tu solo porque ya escocían demasiado como para compartirlas con alguien que pudiera hacer que todo empeorase. Que un día por fin dejaste de luchar contra los fantasmas gigantes que te atormentaban y miraste hacia arriba. Entonces viste las manos que te ayudarían a seguir adelante, siempre estuvieron ahí pero tú estabas ciego. Y es que a veces olvidamos que estamos hechos de carne y no de acero. Que todos necesitamos ayuda, que los valientes fueron antes cobardes.

¡Empieza a vivir de una maldita vez!

Espero que no busques la cordura. Que las mejores experiencias de la vida no se piensan dos veces. El único termino y condición de esta aventura llamada vida debería ser que quienes quieran compartirla contigo acaben jodidos de la cabeza, que los desquicies. Que no te entiendan, solo que te quieran. 

Uno suspira lo que ya no le cabe en el alma, supongo. Suspira menos, ríe más alto. Ríe hasta que te duela la tripa, hasta que no puedas sostenerte en pie. Que tu vida este llena de sonrisas verdaderas, que tus ojos no pierdan la ilusión.

Así que inspira fuerte, que no te tengan que volver a reanimar. Recuerda que sigues vivo y que es motivo suficiente para seguir adelante. Pisa fuerte, despacio y firme. Retomemos la aventura de nuestras vidas. Seamos siempre jóvenes.

La vida te va a doler. Fin de la historia. Está en tus manos que duela siempre o solo a ratos
.
Se amable, sencillo, sincero, sensible, leal, positivo, humilde, independiente, seguro, arriesgado, decidido.

Se cobarde, se valiente.

SE FELIZ, SE LIBRE.